“El paisaje suficiente de Pedro Bellido”, por Salvador García Llanos.

“Es su paisaje y es suficiente”, dijo el profesor Nicolás Rodríguez Munzenmaier en la apertura de la segunda exposición del pintor autodidacta Pedro Bellido en el Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias (IEHC), una colección de acrílicos sobre lienzo que reflejan los entornos primigenios de agua y tierra, fuego y aire, en los que la forma del paisaje se queda con lo sustancial.

Bellido había debutado en la misma sala hace tres años. “El punto de partida de un nuevo artista”, había definido el crítico Celestino Hernández. De aquel bautismo pictórico, recordamos la sensibilidad paisajística interpretada con sobriedad cromática. La ha revalidado ahora el autor en sus interpretaciones de paisajes andaluces y canarios, en algunos motivos y ángulos hasta ahora no vistos, o en atardeceres impregnados del colorido cuyas pautas guió, allá en su Sevilla natal, el profesor Miguel Pérez Aguilera: “Plasma los colores y seguro que te salen las figuras”. De ahí que Rodríguez advirtiera que el autor está dotado de una innata intuición para el color.

Se propone Pedro Bellido volver al óleo pero antes ha querido dejarnos estos acrílicos, algunas abstracciones y otras composiciones depuradas. Sus visiones oníricas desnudan la atracción por los entornos. El autor, que reveló una biografía casi intimista, no ocultó una cierta osadía, sin duda evocando aquellos acercamientos de adolescencia con ‘titanlux’ y cera. Ahora, el atrevimiento convierte las coladas de lava, el magma incandescente o los atardeceres singulares (Nicolás Rodríguez dixit) en cuadros vitalistas, imaginativos, en los que la forma del paisaje se queda con lo sustancial.

En “El camino”, título de su primera exposición, hablamos de un Bellido que se iniciaba con afán de autoexigencia perfeccionista que, en esta segunda entrega, acredita con una mirada que le permite depurar los elementos de todo tipo con los que se siente identificado. Ha reafirmado la versatilidad de sus impresiones, hasta hacer ‘suficiente’ el paisaje de modo que no sea necesario adjetivarlo. El artista, siempre apoyado por la esposa profesora y familiares que conocen de su vena pictórica, sabe que empieza a madurar, por lo que puede incursionar y proponerse nuevos horizontes que servirán, seguro, para descubrirse del todo.