Archivo por meses: octubre 2014

El IEHCAN mira a América

El Día

27/oct/14 01:42

Edición impresa

Carmen de la Guardia Herrero y Félix Rodríguez Mendoza inauguran hoy la XX Semana de Historia de América.

El Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias inaugura hoy, a partir de las 19:00 horas, la XX Semana de Historia de América, un ciclo que está dedicado al estudio del patrimonio y la huella cultural desarrollada por los canarios y, en particular, por los de Tenerife, la isla migratoria por antonomasia, en el Nuevo Mundo.

A lo largo de cinco siglos los canarios han sido forjadores de diferentes territorios del continente americano, especialmente en el mundo caribeño, donde la extinción de la población aborigen hizo que numerosos pueblos fueran refundados por los canarios. Aportaron a ellos numerosos aspectos de su vida socio-cultural y de su cotidianedad, tales como la trama urbanística, la introducción de nuevos cultivos, animales y plantas, el habla, el folclore, el mundo mágico, las fiestas, la literatura, el patrimonio histórico- artístico, la artesanía e, incluso la genética.

En estas jornadas, en las que a lo largo de los años diferentes profesores de las universidades canarias y peninsulares han expuesto diferentes aspectos del impacto sociocultural y patrimonial de los canarios en el Nuevo Mundo. La XX Semana de Historia de América se inicia esta tarde con una conferencia que tiene como título “El exilio español en América”, que se será impartida por Carmen de la Guardia Herrero, profesora titular de Historia Contemporánea de la Universidad Autónoma de Madrid. A continuación, a las 20:15 horas, Félix Rodríguez Mendoza, doctor en historia de la ULL hablará de “El exilio canario en América”.

Fallece Marcos Brito Gutiérrez, alcalde de Puerto de la Cruz (DEP)

Fallece hoy Marcos Brito Gutiérrez, alcalde de nuestro municipio de Puerto de la Cruz. Uno de nuestro socios más antiguos y apreciado. Vaya desde aquí nuestro más sentido pésame a familiares, amigos y compañeros de corporación. DEP.

Fallece Marcos Brito, alcalde de Puerto de la Cruz

El regidor fue encontrado por su jefe de prensa y por el responsable de protocolo, quienes se desplazaron a su casa al no acudir a una cita que tenía a las 09.00 horas

Laopinion.Es 16.10.2014 | 11:26

Marcos Brito.

Marcos Brito. Carsten W. Lauritsen

El alcalde de Puerto de la Cruz, Marcos Brito, ha fallecido como consecuencia de un infarto. Según ha podido saber La Opinión de Tenerife,el cuerpo sin vida del regidor fue encontrado en torno a las 09.30 horas de este jueves 16 de octubre en su vivienda de Puerto de la Cruz, en Tenerife.

Brito, de 72 años, falleció de muerte natural durante la noche en su domicilio, en el que vivía solo, informaron fuentes municipales.

El cuerpo del alcalde fue encontrado por su jefe de prensa y por el responsable de protocolo, quienes se desplazaron a su casa en Residencial San Nicolás al no acudir a una cita que tenía a las 09.00 horas ni responder al teléfono.

Marcos Brito, de Coalición Canaria, ha ostentado la Alcaldía del municipio turístico en diferentes mandatos y en la primera ocasión fue en la etapa 1995-1999, tras derrotar en una moción de censura al socialista Salvador García, que sería reelegido alcalde en las posteriores elecciones locales.

Brito accedió de nuevo a la Alcaldía en 2003 con el apoyo del PP, que rompió el pacto al año siguiente, aunque los nacionalistas siguieron gobernando con el respaldo de un edil popular. En 2007 la socialista Dolores Padrón logró la Alcaldía también en pacto con el PP, en un acuerdo que duró hasta octubre de 2009, cuando prosperó una moción de censura entre populares y nacionalistas que llevó de nuevo a Brito a ostentar el cargo de primer edil, lo que revalidó en los comicios de 2011.

‘Un sabio en la isla’, por Juan Cruz Ruiz

CRÓNICAS JUAN CRUZ RUIZ

Un sabio en la isla

Es fácil ser groupie de José Álvarez Junco, el historiador que inauguró ayer el curso del Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias en el Puerto de la Cruz. Es fácil porque siendo quizá el más importante de los académicos españoles, y por tanto un hombre capaz de analizar qué pasó para intuir qué peligros vivimos, resulta un hombre de trato inmediato y sensible. No es, repito, alguien distante y cerebral, incapaz de someterse a las preguntas de los ignorantes con la arrogancia de los que impostan la voz para parecer más sabios.

Es un sabio, punto. Su libro “Mater Dolorosa”, que fue premio nacional de Ensayo, es un monumento entre los estudios dedicados al nacimiento y al desarrollo del nacionalismo español; su trabajo sobre Lerroux desvela la forma en que este destacado periodista fanfarrón cubrió gran parte de la vida política española hasta la República; sus contribuciones a la historiografía española son producto de la pasión de su curiosidad. Es una suerte que el Instituto de Estudios Hispánicos lo haya traído a mi pueblo cuando mucho de lo que sucede (y de lo que va a suceder) circula en torno a lo que él sabe más: la historia de los nacionalismos, lo que éstos suponen en la vida española hasta el momento y lo que será de nosotros si no somos capaces de prever sucesos futuros anclando nuestras reflexiones en lo que ya nos pasó.

Como groupie suyo que soy estuve en su última clase como catedrático titular en la Complutense; allí estaba rodeado de jóvenes alumnos que preparaban sus tesis doctorales; era su última clase, antes del verano. Había quince personas, más o menos: peruanos, chinos, vietnamitas, alemanes… Gente muy diversa tratando de entender nuestra propia historia y las historias del siglo XX, desde el nazismo y el fascismo a los comunismos. Antes había almorzado como un monje tibetano rodeado de nuevos y viejos alumnos, o profesores como él; después se volvió a su despacho espartano, como los de los profesores universitarios, y siguió estudiando para explicar como emérito a los que vendrán en su busca. Y vienen muchos en su busca.

En esa tarea de seguirle he estado en su casa, entrevistándolo; es una casa solariega a las afueras de Madrid; la descubrió cuando era un joven profesor que provenía de algunos de sus cursos en Estados Unidos o en Inglaterra; en estos países aprendió, hablando con otros ciudadanos, algunas asignaturas de la política cotidiana. Entre ellas, la del respeto a lo que piensa el otro olvidando una de las lacras principales del pensamiento fascista (que aún nos domina, según él, como herencia del fascismo). Esa lacra es el dogma, la creencia de que aquello que proclamamos y defendemos es la única certeza posible. Pues en esa casa donde le he escuchado reflexionar sobre esas cosas hay árboles que él plantó (cuyos frutos recoge: recogiéndolos por poco se nos mata un día), muros que hizo con sus propias manos, césped que pule como si pintara un cuadro, y nietos que pasean escuchando cómo les cuenta Las mil noches y una noche…

No llega a ser un sabio despistado (aunque para venir a Tenerife, el viernes, llegó cuando ya su avión se había despedido), pero es un sabio, de estos personajes que había que tener en cuenta cada vez que nos llenan la cabeza de teorías indudables. El otro día estuve escuchándolo hablar con su colega (y amigo) Santos Juliá en la Fundación March de Madrid. Santos decía que todo lo que había investigado Junco provenía de lo que el historiador se pregunta sobre el porvenir a partir de lo que ya sucedió. Junco lo explicó: en efecto es así; él llegó a Lerroux tratando de saber por qué aquel caudillo estrafalario alcanzó, desde el populismo, tanto poder; por qué el catolicismo se impuso de tal manera entre nosotros; por qué la guerra civil…

De esas preguntas se ha hecho su conocimiento. Y aún más atrás: de lo que vivió en su juventud (finales de los años 50) nace su curiosidad. Salió al extranjero, con una beca. Leyendo el libro de Gerald Brenan (“El laberinto español”) supo que en España hubo un importante movimiento anarquista; por una compañera de las primeras clases supo qué era un exiliado, por las mismas circunstancias se enteró de las particularidades del asesinato de Lorca… Esas informaciones fragmentarias sobre el pasado más peligroso de la vida española reciente y la benevolencia intelectual de dos profesores que provenían de la Falange y del régimen (José Antonio Maravall, Luis Díez del Corral) le permitieron indagar más en esas incertidumbres.

Sus reflexiones sobre el Estado (y los peligros que contrae su descrédito y su desmembración), la importancia de la educación laica en la construcción de un país mejor, y otras áreas de su manera de pensar y de trasladar a la escritura su pensamiento lo han convertido en un intelectual riguroso que más de una vez nos ha alertado contra las tentaciones de repetir malas historias por no conocer bien la historia.

En fin, me alegro que haya venido Junco a la isla, y que aquí haya dejado estela de su sabiduría.

Álvarez Junco: radiografía de un “puzzle” nacionalista

Por: Jorge Dávila (@davilatoor)

“No son buenos tiempos para el anarquismo; dependemos mucho del Estado”.
El escritor y catedrático de Historia abrió ayer en el Puerto de la Cruz el curso 2014-15 del IEHCAN.

Anoche habló de “Los nacionalismos en la España contemporánea” en un acto que tuvo lugar en el teatro Timanfaya del Puerto de la Cruz que sirvió para inaugurar el curso 2014-2015 del Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias. El leridano José Álvarez Junco, escritor y catedrático de Historia de la Universidad Complutense de Madrid, cree que “hay que buscar una solución negociada” en el proceso soberanista catalán. “Las dos partes tienen que forzar encontrarse en un punto intermedio para que no queden heridas demasiado insolubles en ninguno de los bandos”, señala un historiador que ocupó la cátedra Príncipe de Asturias de la Universidad Tufts (Boston) entre los años 1992 y 2000.

Profesor emérito de la UCM, este jubilado catalán cree que el pulso que en la actualidad libran los ejecutivos de Mariano Rajoy y Artur Mas “sí que podría tener unas consecuencias ciertamente graves, a pesar de que nadie puede precisar aún por dónde la evolución de un proceso que ha movilizado a una parte importante de la opinión pública catalana… Puede ser un 30%, o incluso menos, pero los jóvenes están bastante entusiasmados con unos aires de independentismo que si se ven frustrados, como todo parece indicar que así será, va a crear un resquemor importante”, precisa el exdirector del seminario de Estudios Ibéricos del Centro de Estudios Europeos de la Universidad de Harvard.

“A mí lo que me gusta es escribir y la investigación”, recalca José Álvarez Junco en un punto de esta conversación en la que emerge un posible sentimiento de nostalgia hacia el oficio de docente. “No lo echo de menos… Ahora participo en unos seminarios programados en los que soy escuchado por unos alumnos cautivos. Esa no es una situación agradable, pero el reto siempre es conquistar su atención”, afirma al tiempo que traza su nuevo rol universitario. “Me han hecho profesor emérito, que es un cargo por el que cobro cero euros, pero me han dejado un despacho, una tarjeta de acceso a la biblioteca y mucho tiempo para escribir e investigar. Ah, lo mejor de todo es que no tengo que dar clases ni corregir exámenes”, resume.

Director del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales hasta mayo de 2008, Álvarez Junco tiene claro que el catalán no es único frente nacionalista que late en este país. “Hay otros que están ocultos, empezando por el español… Las pasiones nacionalistas siempre están jugando”, destaca un profesor que ya ha agotado medio año de retiro. “Al escritor nunca lo retiran”, contesta en la primera parte de un diálogo que vuelve a rescatar alguna que otra generalidad del pensamiento nacionalista.

“No hay dos iguales… Sí que se pueden compartir elementos culturales, pero cada identidad nacional es distinta”, aclara antes de profundizar en el hecho de que “hay elites locales que se mueven en distintos planos políticos, culturales, sociales que ambicionan tener unas cuotas de poder con el objetivo de reivindicar un grado de autogobierno propio pero esa es una característica universal: si no hay eso; no hay nacionalismo”.

Cuarenta años después de leer una tesis doctoral sobre el “pensamiento político del anarquismo español, investigación que dirigió José Antonio Maravall, este catedrático natural de Viella (1942), considera que, a pesar de la enorme agitación social que se percibe en la totalidad del territorio nacional, “no son buenos tiempos para el anarquismo; dependemos mucho del Estado… Por lo menos no lo es para el anarquismo entendido como movimiento social o masivo. ¿Qué líder de hoy en día se puede poner delante de una masa de trabajadores para intentar convencerlos de que no hace falta Estado, ni seguro de paro, ni seguro de jubilación…? La realidad apunta a que dependemos en exceso del Estado, y en ese saco también meto a los representantes sindicales. ¿Qué sindicato puede vivir en este país sin subvenciones estatales?”, se cuestiona el autor, entre otros muchos libros, de “Los movimientos obreros en el Madrid del siglos XIX”. Teniendo como referente la última idea expresada por Álvarez Junco, su posición final es bastante clarificadora. “En estos momentos pensar en la existencia de un anarcosindicalismo al viejo estilo que se dio en España sería algo remoto; una cuestión fuera de tiempo”.

Álvarez Junco, Premio Nacional de Ensayo 2002, no distinta una soledad distinta entre el novelista y el ensayista. “El primero es más individualista, mientras que el que hace ensayo tiene la posibilidad de leer, aprender, discutir y compartir su trabajo con el de los demás. Aunque el ensayo se caracteriza por tener menos notas, o directamente no tenerlas, para crear un lenguaje menos especulativo, en mi caso, no es así. Mis ensayos tienen que tener una gran base histórica, sin eso todo sería una elucubración”, concluye un historiador que anoche efectuó una “radiografía” -utilizando una metodología histórica- del nacionalismo español y de las identidades que se han postulado como alternativa en un debate sociopolítico que está de máxima actualidad.

José Álvarez Junco

Escritor / Catedrático de Historia

Proyección de la película “Nebraska”

En el marccarátula Nebraskao del Cinefórum  Fundación Cajacanarias y del ciclo “El IEHC proyecta los últimos martes de cada mes”, exhibición de la película Nebraska,  del director Alexander Payne.

La película fue nominada a la Palma de Oro en el Festival de Cine de Cannes de 2013,  donde Bruce Dern ganó el Premio al Mejor Actor. También fue nominada a seis premios Oscar 2014, entre los que destacan mejor dirección para Alexander Payne y mejor actor para Bruce Dern. Tambien fue nominada a cinco Globos de Oro 2014.

Martes, 30 de septiembre de 2014.